22/Jul/2024
Portal, Diario del Estado de México

Familia y Sociedad / La pandemia y el autocuidado

Fecha de publicación:

Laura Barreal Danel

¡Queridx lectorx! Muy grato saludarle y desear que Usted y los suyos se encuentren bien y que sean receptores de abundantes bendiciones. Asimismo, me complace siempre reconocer y agradecer de su parte el tiempo y espacio que Usted dedica a la lectura de la presente columna, que el día de hoy dedicaremos a la importancia del autocuidado en los tiempos de pandemia y en cualquier tiempo.
Es claro que la aparición del coronavirus ha sido algo completamente inesperado para la humanidad. Una situación que nos ha enfrentado a una realidad que desconocíamos y que nos toma por sorpresa en medio de una forma de vida agitada, vertiginosa, rápida, que si lo analizamos, nos fue robando tiempo, ocasión y voluntad hacia cuando menos una mirada a nosotros mismos y a quienes nos rodeaban.
Comenzamos a acostumbrarnos a vivir “DESESPERADAMENTE” tratando de cumplir con una serie de compromisos que habíamos adquirido y que en la práctica comenzaba a ser complicado cumplir con ellos. Situación que nos fue llevando poco a poco a tener una existencia acelerada y aprendimos a vivir en un “stress cotidiano”, sintiéndonos desfasados en toda la agenda diaria sin considerar que, a pesar de nuestras innumerables actividades y compromisos, el día continuaba siendo de 24 horas.
Comenzamos a restarle valor a lo que realmente lo tenía, para prestar atención a asuntos que, en muchas ocasiones, tenían solamente el objetivo de cumplir con expectativas ajenas sobre un estilo de vida que la sociedad había impuesto. Esta forma de vida deterioró inicialmente la relación con nosotros mismos y, después el deterioro de las relaciones familiares, lacerando nuestros vínculos a través de un menoscabo en la comunicación con los más cercanos. Sin percatarnos de la necesidad fundamental de los hijos de contar con la presencia de sus padres y recibir el amor incondicional que solamente se experimenta en el núcleo familiar.
Poco a poco, fuimos sustituyendo las sobremesas y las pláticas familiares por dispositivos personales (teléfonos, computadoras, Ipads, etc.) y así, comenzamos a ceder a esos artefactos nuestra misión como padres de familia, como formadores de personas, para ayudarles a construir su conciencia, que les acompañará toda su vida….Tarea irrenunciable de los padres!
Si nos detenemos a realizar un análisis detallado del contexto en el que nos sorprende la contingencia que estamos viviendo y, al ponerse de relieve nuestra fragilidad y vulnerabilidad humanas, así como, la evidente necesidad de las personas de contar con un sistema inmunológico fortalecido para hacer frente a un posible contagio del virus y así, ponerse de manifiesto, la urgente necesidad de revisar nuestro estilo de vida y el nivel del autocuidado que ejercemos en nuestros diferentes aspectos que como persona humana contempla nuestro ser integral a partir de las tres dimensiones básicas que antropológicamente nos constituyen y que se resumen en 3:
1) La dimensión física, que corresponde al cuerpo que nos permite estar físicamente en el mundo.
2) También contamos con una dimensión afectiva, que corresponde al centro de emociones y sentimientos y
3) La dimensión que otorga al ser humano la supremacía sobre los demás seres, que junto con nosotros habitan el mundo. Nos referimos a la dimensión espiritual, que nos dispensa el linaje de ser hijos de Dios, con capacidad para comunicarnos con Él, dotados de inteligencia, voluntad y libertad.
Con ésta visión antropológica, podremos revisar el nivel de autocuidado que estamos llevando a cabo de manera integral, verificando los hábitos de vida personales y familiares.

Desde luego, se requiere observar las tres dimensiones señaladas ya que, se entrelazan una con otra y es primordial mantener un sano equilibrio. De modo que, tal como hemos venido tratando en las últimas ediciones, la interioridad de la persona, que se traduce en “hacer de la vida espiritual un material de crecimiento”, será un punto de partida fundamental para iniciar un proceso de ajuste completo.


El autocuidado requiere un alto nivel de responsabilidad personal y comunitaria debido a que, nuestro bien-ser, nuestra salud física y emocional, impacta a nuestro alrededor, con las consecuencias positivas o bien, negativas. Es por ello que, cuidándonos nosotros cuidamos también de los demás.


¡¡¡ Muy estimadox lectorx !!! Con todo respeto le invito a realizar una evaluación sobre el nivel de autocuidado y la calidad de hábitos de Usted y los suyos para adquirir una conciencia personal y comunitaria respecto a la trascendencia actual y en todos los tiempos, de ejercer nuestra libertad con responsabilidad en la toma de decisiones respecto al estilo de vida que elegimos, con la reflexión de los enormes beneficios de esforzarnos en educar o bien, re-educar en nosotros mismos y en nuestros hijos, hábitos que nos permitan gozar de salud espiritual, afectiva y física para mantener buenas relaciones con nosotros mismos y, los que somos creyentes, también con El Creador. Y así, de manera natural el resultado se traducirá en mejores relaciones comunitarias. Esta sería una importante contribución al perfeccionamiento de la vida familiar y social para reconstruir el tejido social y resurgir de la pandemia como una mejor humanidad, fraterna y con interés en el bien común.


Y…. ¡Hasta la próxima, queridx lectorx !

Tags: en Opinión
Noticias Relacionadas

ANÁLISIS

07/02/2022

07/02/2022

Tomás Flores Rosales • A la vista “DESTAPE” de “terciopelo” • Se concreta el “¡yo aquí mando!” de Alfredo Del...

Ordenador Político

07/02/2020

07/02/2020

Incluyen en bandos protección a periodistas  Toluca aprobó inclusive un Protocolo especial  Una larga lucha de comunicadores por ello  Podría culminar...

La Onda Plana

09/11/2020

09/11/2020

La fuerza de la ciencia  Eric Rosas  En estos días la elección de los Estados Unidos de América se ha convertido en el acontecimiento más importante para el mundo...

Derecho de Picaporte

20/10/2020

20/10/2020

Alfonso Godínez Mendiola El regreso del PRI con sus dos victorias del pasado domingo tiene nombre y apellido: Alejandro Moreno Cárdenas,...

Derecho de Picaporte

15/08/2022

15/08/2022

Alfonso Godínez Mendiola   Ahora sí se separa Delfina Gómez de la SEP.  Aparecen bardas de Alejandra del Moral y espectaculares...