04/Feb/2023
Portal, Diario del Estado de México

Confesiones de turista

Fecha de publicación:

El Valle

Aranxa Albarrán Solleiro

Un 31 de enero a las siete y media de la noche me instalaba en lo que sería mi segundo hogar durante casi cuatro meses. Una intensidad desencadenada me devolvía a la tierra. Un desierto imponente la primera ocasión que puse pie en él, solo soy capaz de reproducir el ruido que emitían mis pasos sobre el asfalto del cual trataba de adoptar como los senderos de mi tierra.

Encima de mí el peso de hacer las cosas bien en todo momento, de representar un poco lo que significa el mexicano, de sus valores y su alma llena de un fuego que parece inmenso con el simple reflejo de una mirada sobre otra. Mi llegada tenía el objetivo de laborar en uno de los hoteles más importantes del Valle de Arán, que según relatos de sus habitantes, ni son Cataluña ni mucho menos españoles: “acá nosotros tenemos nuestra propia lengua (el aranes) y nuestra propia bandera.” Lo comprobé desde el primer día, el Valle era no solo un destino prácticamente extraño a lo que la sangre española es, sino que también podría considerarse un espacio fuera del mundo, una especie de creación perfecta del ser celestial. 

El Valle se encuentra rodeado de los Montes Pirineos, con un color dramáticamente blanco con pequeños toques verdes. Las temporadas de invierno no son cuestión sencilla, puesto que el caer de la nieve complica a momentos el transitar libremente. En mi caso, tenía que bajar andando una montaña para llegar al pueblo bautizado con el nombre de Viella en castellano y Vielha en aranes, del cual cinco mil cuatrocientos noventa y tres personas son habitantes, básicamente representa una colonia de la Ciudad de México. 

Su pequeñez arropaba y al mismo tiempo complicaba más todo, puesto que no es tarea sencilla que los habitantes te consideren parte de ellos. Los ojos de los vetulenses identifican tu color de piel diverso, tu acento y la connotación de ciertas palabras que no tienen ni siquiera una diminuta similitud a las suyas. 

Viella está situada a orillas del río Garona, uno de los grandes ríos de Europa Occidental y de los más importantes de la vertiente atlántica. Nace en España y discurre principalmente por Francia. Además, el Municipio es un centro turístico de primer orden, en tanto que incluso la realeza se regocija de su nieve en tiempos donde todo asemeja a una pintura de Monet. Éste, se formó en la década de 1970 por la unión de los pueblos de Arrós y Vila, Betlán, Escuñau, Betren, Gausach, Viella y Vilach.

Mis pulmones agradecían respirar un viento limpio a pesar de su gelidez, los pájaros parecían escasos porque esperaban la llegada de la primavera para revolotear sus alas en las ramas de los árboles agigantados. “La mexicana” caminaba con valentía cada día, sin importar el rose de los tráileres por la carretera, sin tomar en cuenta la lluvia o el tiempo que con el más mínimo rayo de sol ya era catalogado como “un día bueno”. 

Convertí a mis araneses como familia, me consideraba una especie de embajadora de mi país al exponer a momentos la belleza de su cultura, aunque para muchos era extraña, el Dios de la serpiente emplumada siempre se dibujaba en su mente como un ser de lo más surrealista, en su gastronomía que impactaba con guisos que incluyen “cactus” e insectos, en sus tradiciones de quinceañeras con vestidos frondosos y coloridos, y en su gente que abraza, ríe fuerte y nunca se da por vencida. 

Abría el portal de promoción turística en internet de vez en cuando, para demostrar que mi país no solo depende del Caribe, del cual todos hablan e identifican, el resto del territorio parece invisible. Sorprendentes pirámides teotihuacanas desorbitaban los ojos de algunos, calles empedradas semejantes a sus pueblos y una Ciudad de México infinita de sonidos y el caminar de su gente que sin duda, es una extravagancia en su ingenio. 

Mis días en la montaña merecen un libro entero, sin embargo, me enseñaron la importancia de una difusión turística bien planeada, de la utilización de herramientas digitales para llegar a cualquier parte del mundo, incluso la más escondida y poco imaginada. De querer a tu tierra para defenderla ante cualquiera y de lo lamentable de nuestra política y administración turística que no ha hecho otra cosa que seguir explotando los recursos que ya están al borde del colapso, del descuido de su gente y su seguridad, de pretender que omitir el pago de una página de promoción turística no afectará en nada y no nos llevará una situación de extrema vergüenza.Confesiones en: Twitter: @aranx_solleiro, Instagram: @arasolleiro, aranxaas94@gmail.com y https://everywherematters.blogspot.com/

Confesiones de turista en: Twitter: @aranx_solleiro, Instagram: @arasolleiro , aranxaas94@gmail.com y https://everywherematters.blogspot.com/  

Noticias Relacionadas

Derecho de Picaporte

07/02/2022

07/02/2022

Alfonso Godínez Mendiola  Se registra Eric Sevilla ante una sede del PRI abarrotada.  La “misión cumplida” de Alejandra del Moral...

Compras de pánico ocasionaron alza de canasta básica

15/05/2020

15/05/2020

El precio de los productos de la canasta básica aumentó, principalmente luego de anunciarse la fase II de la contingencia...

Rumbo a Tokio 2020 púgiles mexiquenses harán parada en Ecuador

11/10/2019

11/10/2019

Bajo la tutela de Carlos Duarte y Gerardo el “Panchaguero” Mejía, cuatro mexiquenses estarán realizando un campamento con miras a...

DIFEM e IP protegen a menores vulnerables de manera coordinada

02/11/2020

02/11/2020

Con el propósito de fortalecer las acciones para proteger y hacer valer los derechos de la infancia que habita en...

Confesiones de turista

05/02/2020

05/02/2020

Nemesio Diez  Resembla a Inglaterra al caminar cerca de él, el clima parece trasladarnos sin remedio a calles de la gran...