03/Feb/2023
Portal, Diario del Estado de México

El placer del Voyeur

Fecha de publicación:

Reseña a “El ciempiés”  

Daniela Albarrán 

La vista es uno de los sentidos que utilizamos con más frecuencia. También es, además del tacto, uno de los que nos producen más placer. Cuando leemos cada uno de los cuentos de El ciempiés es como si abriéramos una ventana a la intimidad de los personajes, quienes no nos ocultan nada, al contario, sienten la satisfacción de sa(v)erse expuestos.  

… La rutina fue consumiendo a la pasión, la cual de cirio pascual pasó a ser una veladorcita para San Chárbel. 

El autor de El ciempiés nos devela, con una prosa fina, estilística y muy pulida, las perversiones de las que los seres humanos pueden ser capaces: infidelidades, sexo en hoteles de mala muerte, relaciones prohibidas por la sociedad y la moral, pero siempre mostrando que el amor y el deseo tienen muchas formas y que, aunque parezcan pecado, no se tienen por qué reprimir.  

El fetiche también es una constante en El Ciempiés, y todos los implicados tienen los suyos. Colegialas, muñecas inflables y el exhibicionismo son temas que a sus personajes les encantan y que disfrutan sin ningún pudor.  

Algunas noches despierto y me pregunto dónde estoy. Luego me respondo que aquí, pero no recuerdo dónde es aquí. Es esta la lucidez de la demencia.  

Cada uno de los nueve cuentos son pequeñas piezas de arte que llevan en las entrañas las pasiones humanas en su máximo esplendor y sin el mínimo decoro, pues cada uno de los narradores nos muestra, con descaro y con lujuria, sus perversiones más lúbricas.  

Después de que Adán probara el fruto del árbol de la ciencia del bien y del mal no sintió ni vergüenza ni temor; lo que en verdad experimentó fue la erección primera y un deseo incontrolable de despojar a Eva de la hoja que cubría su entrepierna.  

Mauricio Pérez se revela como un escritor subversivo que lleva el erotismo a un nivel elegante, fino e, incluso, podría decirse que sutil, porque aunque estamos frente a cuentos llenos de lujuria, ninguno siquiera se acerca a lo vulgar, pues la ventana que nos abre es para mostrarnos lo justo: el satín, el encaje y los pliegues.   

Definitivamente, El ciempiés se posicionará como uno de esos libros que se deben leer con una mano, pues la otra estará muy escondida revisando lo que los personajes provocan.  

Foto: Especial Portal

Tags: en Cultura, Letras
Noticias Relacionadas

Archivos históricos municipales; valioso patrimonio histórico documental

13/02/2020

13/02/2020

Entre los diferentes objetivos de la Secretaría de Cultura está brindar a los municipios de la entidad asesoría para el...

La lectura cobra vida en las Bibliotecas de Toluca

11/02/2020

11/02/2020

La lectura cobra vida en las Bibliotecas Públicas Municipales de Toluca, y bajo el lema “Leer te lleva más lejos”...

El Hombre Búho

09/02/2022

09/02/2022

Los rayos del sol iluminan el manto azul que cubre al mar. Mientras las olas se estrellan con violencia contra...

La Voz Poética

17/04/2020

17/04/2020

PARA EXISTIR ®  La tarde está calurosa, es algo excepcional que en este suburbio se mantenga tanto tiempo un clima constante...

Llama Horacio Franco a atender las medidas de la Jornada Nacional de Sana Distancia

30/03/2020

30/03/2020

“Sea conspiración, inventado o arma bacteriológica, el virus existe, protejámonos de él”  Después de 13 días de haber vuelto de...