15/Jun/2024
Portal, Diario del Estado de México

Confesiones de turista

Fecha de publicación:

Aranxa Solleiro

El Señor del Prendimiento en San Felipe

Una familia provinciana se desplazó a la ciudad, con la intención de tener una mejor vida para sus hijos. La madre Juana Mónica Mulia Manjarez y el padre Cristóbal Mejía, divisaron un hermoso cerro cercano a la ciudad que en aquel entonces tenía unos 400 años de haberse fundado. Arribaron a un espacio en el que los edificios se percibían elegantes, de grandes hechuras como si fuesen las casonas de aquellos deleznables hijos de Dios provenientes de España, que por deleznables se les apreció por el matrimonio, pues de ellos obtuvieron su casa. 

Una noche de grandes tormentos, Juana Mónica escuchó un estruendo en las calles del pueblo de San Felipe Tlalmimilolpan, aquel cerrito divisado por ella y su marido y sitio en el que residían con emoción con vista hacia el futuro. Ladridos de perros, cual llano en llamas de Rulfo y llovizna helada traída de los vientos del Xinantécatl, amedrentaron su quietud. Se asomó por una diminuta rendija del ventanal de su sala y pudo percatarse de unos hombres que sin pensarlo, se dirigian directamente a la puerta amaderada de su hogar. “¡No puede ser!” Gritó desesperada, pues sabía que en el alhajero de su madre guardaba las joyas preciosas que con ternura le había regalado. Pensó en ellas, en los muebles recién comprados, en los caballos, en los relojes que “tictaqueaban” en las paredes y corrió frenética hacía la puerta trasera de la casa para esconderse. 

“¡Un milagro, Señor! Un milagro es lo único que te pido para protegerme a mí y a mi casa de estos malhechores que no tienen más intención que solamente hacernos daño. Te lo pido, Señor”. Se hincó, con los puños cerrados pidiendo al cielo que una luz del Señor la cubriera e impidiera que los forajidos la identificaran. Cinco minutos después, sucedió. Un destello creó una constelación sobre ella, el árbol detrás del cual se encontraba, la protegió como si su tamaño se hubiera dobleteado. Escuchó: “¡no la encuentro! ¡La vieja se nos fue!” Gritaron los ladrones al compás de los rayos de aquella llovizna y se fueron. 

Años después, el matrimonio decidió edificar un templo en 1863 en el sitio en el que el árbol se agigantó y le permitió a ella ser invisible para los ladrones. “Es un milagro, el Señor me lo concedió. Debo de hacer algo para regresarle el favor”. Mencionó brillante ante el hecho. El matrimonio murió, sin embargo, los habitantes recordaron a la familia con un amor imperante, cuestión por la cual, el Señor del Prendimiento, quien representa con su imagen el pasaje en el que Cristo fue aprehendido siendo inocente, es considerado hasta el día de hoy, como uno de los más milagrosos del mundo católico. 

Año con año, desde el 28 de diciembre, día de los Santos Inocentes, caravanas compuestas por cientos de feligreses, visitan el templo, haciendo de San Felipe uno de los pueblos de mayor riqueza cultural en la entidad del Estado de México. Aunque el mayor número de visitantes se presenta en los últimos días del año, no es sino hasta las primeras semanas de enero en la que recibe a peregrinos mexiquenses y de la República Mexicana. 

Para los habitantes del lugar, la historia representa un simbolismo único, dado que son el único pueblo colindante con la capital de la entidad que conserva una historia similar. Citlalli, Fabiola, Alejandro, Eduardo y Ernesto Gutiérrez, son cinco hermanos que crecieron en el pueblo, escuchando la tradición oral de la capilla y su relevancia hacia la cultura de su lugar de origen, por lo que mencionaron que aunque sea poco difundida por las oficinas turísticas del estado, San Felipe es un punto de encuentro de cientos de creyentes en los milagros que realiza el Señor, quien además comparten que debe tener cada día una luz prendida cerca de él o de lo contrario, bajará de su altar para decirle al sacerdote a cargo: “me apagaste la luz. Ve a prenderla”. 

De las curiosidades del Cristo, se menciona que cada vez que realiza un milagro desaparece de su altar, por lo que los habitantes están pacientes por verlo ausente, sabiendo que estará caminando por el pueblo para derramar su divinidad. 

Hoy San Felipe Tlalmimilolpan debe afrontar diversas dificultades impuestas por el sistema, por el gobierno y por la globalización imparable, sin embargo, mientras exista su fe, lo demás les ayudará a pasar desapercibidos por las tormentas, como Juana Mónica en su momento. 

Confesiones en: Twitter: @aranx_solleiro, Instagram: @arasolleiro y aranxaas94@gmail.com 

Noticias Relacionadas

Derecho de picaporte

08/12/2021

08/12/2021

Alfonso Godínez Mendiola El líder nacional del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas, aseguró que “México no está para que lleguen políticos a...

Alcaldes y Gobernadores |”Exterminio, vida artificial o cárcel masiva”

04/05/2022

04/05/2022

Por Gustavo Rentería* 18 gobernadores están con el Presidente Andrés Manuel López Obrador. Se nombran mandatarios de la Cuarta Transformación...

Gota a Gota

12/02/2020

12/02/2020

La salud (III y último)  El Seguro Popular atendió durante quince años a una población creciente. Sus servicios cubrieron las...

Familia y Sociedad

11/10/2019

11/10/2019

La adolescencia en nuestros hijos…  Comenzaremos por definir la adolescencia la cual Juan David Nasio, en su libro “Como actuar con...

Cantar las Cuarenta / El cambio climático y el gobierno

04/04/2021

04/04/2021

Don Dámaso “No existe tal cosa como la izquierda o la derecha. Sólo existe la libertad individual, fortalecida con la...