20/May/2024
Portal, Diario del Estado de México

Extrema precaución y riesgo latente; cuidadores de pacientes Covid en casa

Fecha de publicación:

Aranxa Solleiro 8 

Julián González (62) fue trabajador de jornada completa en una de las empresas más grandes de México. A mediados del primer año en crisis pandémica 2020, se jubiló como Ingeniero Civil, su pasión sin duda, era levantarse cada día para laborar, cuando tomó la decisión de ya no continuar, incluso su cuerpo, lo resintió.  

Susana Tinoco, esposa de Julián, ha sido ama de casa durante 30 años y su único hijo nació al año de haberse casado. Sin embargo, comparte que su semblante y actitud cambió posterior a pisar fuera de la empresa en la que laboraba.  

“Siempre ha sido muy trabajador, desde muy chico ha trabajado para ayudar con los gastos de su familia y desde que lo conozco no había parado, estaba muy acostumbrado a andar de arriba a abajo y claro que al jubilarse, su mente, su cuerpo, todo él empezó a decaer.” Dice con una voz entrecortada en tanto que desde el día 15 de febrero su esposo, dio positivo a Covid-19. 

Posterior a una tarde que aun con un sol intenso, se percibía grisácea, Julián y su familia, decidieron iniciar con el proceso de recuperación para vencer el virus, permaneciendo en cuarentena hasta que Julián sane. Hasta el momento, el único portador es él, diagnosticado con sintomatología moderada, permitiendo la habilitación del tratamiento desde casa. El miedo, no obstante, se percibe en cada rincón del hogar. 

“Cada día le doy sus alimentos y medicamentos, estoy pendiente de su oxigenación, de su temperatura y su alimentación, y nosotros (su hijo y ella) hacemos lo mismo para estar al cuidado de que no nos vayamos a enfermar. Porque si yo me enfermo o mi hijo, todo se complica y ¿qué hacemos? Son muchas cosas a considerar, si fuera barato recuperarse de cualquier enfermedad, pues sin problema pero con este bicho es horrible todo.” Argumentó dibujando suave una línea en sus labios.  

A las seis de la mañana se perciben los ruidos de sofocación o tos seca, se incrusta en las paredes, cual anuncio de que existe un integrante en batalla. A partir de ese momento, Arturo, hijo del matrimonio, prepara el desayuno de sus padres y el de él para alistarse en su habitación y tomar clases virtuales de su licenciatura. Empero, lo que más le preocupa no es precisamente la recuperación inmunológica de su padre, sino su fortaleza sentimental, pues menciona que lo ha visto aún más decaído.  

“Siento que por eso se enfermó, porque ya venía con una racha de depresión fuerte por haber dejado de trabajar y pues eso dicen que el cuerpo lo resiente mucho, sus defensas bajaron más que cualquiera de nosotros, por eso siento que fue más fácil para enfermarse. Ahora lo que tratamos es que no solo se recupere con medicamento y cuidados, sino alentándolo siempre, de repente le ponemos su música favorita a todo volumen o le escribimos cartas, no sé, hacemos todo para que él sienta apoyo y le eche ganas.” Compartió. 

La salud mental de las personas, así como el fortalecimiento de su estado anímico es esencial para mantener un sistema inmunológico fuerte, más allá del consumo diario de vitaminas para mantenerse sanos.  

En uno de los boletines informativos del mes de septiembre de 2020, de la Dirección General de Comunicación Social de la UNAM, el académico Ignacio Camacho Arroyo perteneciente a la Facultad de Química, mencionó que: “las emociones repercuten en nuestra salud, pues cuando son positivas refuerzan el sistema inmunológico y, en caso contrario, producen un efecto perjudicial en la respuesta inmune y en el sistema endócrino.”   

Mientras tanto, han recibido apoyo de familiares cercanos para facilitarles medicamento o productos alimenticios, enfatizando en el hecho de que ha sido muy complejo, puesto que solo tocan la puerta y se retiran, sin siquiera permitirse el contacto visual. 

“Yo creo que hay que ponernos las pilas todos, a mí también me duele mucho verlo así y tener que ajustarnos a no salir o encerrarnos todos por nuestro bien, no es tan fácil como parece pero no quiero que me vea triste o preocupada, de por sí le ha costado levantarse él de actitud, entonces entre más fuerte me vea, mucho mejor, aunque me cueste.” Mencionó Susana. 

A pesar de que el camino por recorrer se perciba largo y exhausto, la familia González no pierde la fe de que todo será exitoso al final de mes, cuando se pronostica que Julián sea dado de alta. 

“Es difícil como familia estar pasando por esto, pero también la pandemia nos ha dejado eso, la unión de cada uno de nosotros para salir adelante.” Finalizó Arturo. 

(Foto: cortesía)  

Noticias Relacionadas

Plantas por comida: Silva y su cultivo de esperanza en el Vivero Mis Amores

11/09/2020

11/09/2020

Intercambiar el esfuerzo de años por productos de la canasta básica, jamás fue la idea de Silvia, sin embargo los...

Cantar las Cuarenta 

08/06/2020

08/06/2020

Don Dámaso   “…la Silla del Águila, es nada más y nada menos que un asiento en la montaña rusa que...

Paciente supera al COVID-19 en el Hospital General del IMSS Metepec

18/04/2020

18/04/2020

José es un joven profesionista de 30 años que contrajo COVID-19, pero después de recibir atención médica en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), superó la enfermedad. ...

INE dice ‘adiós’ a propaganda electoral; llama a denunciar proselitismo fuera de la ley

31/05/2023

31/05/2023

El Instituto Nacional Electoral (INE) informa que este jueves inicia el periodo de reflexión para que la ciudadanía analice sobre las diferentes propuestas políticas...

20 años de lucha contra la pobreza en el mundo fueron revertidos por la pandemia, afirma especialista

27/12/2021

27/12/2021

La pandemia de COVID-19 provocó la pérdida del trabajo realizado durante los últimos 20 años para erradicar la pobreza en...