21/Mar/2023
Portal, Diario del Estado de México

Con Singular Alegría / Mis indígenas

Fecha de publicación:

Gilda Montaño 

Así como algún día dediqué mi tiempo a tratar de organizarles a todos los indígenas de este lugar un programa de apoyo, a través de grandes de la academia, así quisiera darles un abrazo fuerte y grande. A todos ellos que jamás se han quejado, y que siguen con la frente bien en alto, y la cara descubierta: a los indígenas de mi querido Estado de México. No dejemos que se acaben, que se mueran…  

Ayer fue un día interminable.  La gente que quiero estuvo más que cerca en mi ánimo y en mi espíritu. Largos caminos verdes recorrí, al ser invitada a una casa pequeñita que está enclavada a la orilla de un monte. 

No caminé más de media hora… El lugar está después de pasar la vía que lleva al Aeropuerto. Era Toluca, luego un poquito de Lerma y al final, Xonacatlán. Allá por encima de esos cerros que vemos que rodean a nuestra querida capital del Estado, estaba la casa de la que les platico. 

¿Qué quienes viven allí? El apellido es lo de menos… Vive gente humilde y de origen indígena. Todos ellos, eran de lo más guapos. Ellas con la dignidad con la que han pintado muchísimos acuarelistas a las mujeres de nuestro Estado. Yo las veía y las veía:  el señorío se muestran en cada poro de su cuerpo.  

Por supuesto que los hombres estaban también llenos de esa luz que casi nadie entiende. Esta familia tiene de todo: unidad, seguridad, trabajo en cada uno de sus hijos, y de los hijos de sus hijos; humildad, y el pan diario que reparten con tanto y tanto amor. 

Tres grandes ollas, y sólo una mayordoma, la más vieja de la casa, que era la encargada de servir los platos. Ella misma había sido quien se había sentado a guisar para todos nosotros. 

¿Qué a usted no le gustaría estar a la orilla del grande cerro, o de la pequeña montaña que divide a nuestro Estado del Distrito Federal, con un grande río, con cascada y todo, ver verde por todos lados, y aparte, tener una genial comida que, con ánimo de compartir el pan y la sal, le dan a uno estos bellísimos indígenas? 

En todo este maravilloso país existen seres que tienen luz propia y que alumbran los caminos de sus propios hijos. Estos seres, aún de ser inmensamente pobres, se dan a la tarea de educar, y enseñar a sus hijos sus mitos y leyendas. Y tienen su propia identidad. Por ellos estamos aquí. Por ellos tenemos patria. Se llaman indígenas. Honrémoslos. 

Noticias Relacionadas

La Onda Plana

27/12/2020

27/12/2020

Eric Rosas Más que una esperanza  Este 2020 le ha presentado a la comunidad científica del mundo entero uno de...

Derecho de Picaporte

21/07/2020

21/07/2020

Alfonso Godínez Mendiola El ex presidente Enrique Peña cumplió ayer 54 años, y ésta vez, muy pocos lo felicitaron en comparación a...

La Sociedad Pregunta / ¿Por Qué Existe Tanta Resistencia a Respetar la Veda Electoral?

18/03/2021

18/03/2021

Lucio Ramírez Medina  Tanto se juega en la elección intermedia del 6 de junio que ni el Presidente de la República...

Cuatro licenciaturas de la UAEM refrendan reconocimiento nacional

13/01/2020

13/01/2020

Las licenciaturas en Filosofía y Lengua y Literatura Hispánicas de la Facultad de Humanidades, así como Lenguas y Enseñanza del...

Alcaldes y Gobernadores

09/12/2020

09/12/2020

Gustavo Rentería  Conocimiento vs honradez  Un grupo de presidentes municipales del PRI, PAN y Movimiento Ciudadano criticaron severamente a través de sus redes sociales y...