20/May/2024
Portal, Diario del Estado de México

Cantar las Cuarenta

Fecha de publicación:

Don Damaso

“No mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas”

II Corintios 4:18

DEL SUEÑO AMERICANO A LA PESADILLA AMERICANA

BARAJA NUEVA: Lucidez: acepta tu fragilidad pero mira más allá de ella. Ha llegado el momento de reflexionar sobre la complacencia crónica con los políticos americanos, quiero precisar, los de todo el continente americano; lo que en términos de geopolítica se conoce como occidente con sus aliados de la Europa de la post-guerra.

En occidente, en 1969, un psicólogo de la Universidad de Stanford, Philip Zimbardo llevó a cabo un experimento social que dio origen a la “Teoría de las ventanas rotas”, sobre el contagio de las conductas inmorales o incívicas.

James Wilson y George Kelling, se acogieron a este experimento, para elaborar su teoría de las ventanas rotas: si en un edificio aparece una ventana rota, y no se arregla pronto, inmediatamente el resto de ventanas acaban siendo destrozadas por los vándalos. ¿Por qué? Porque es divertido romper cristales, desde luego. Pero, sobre todo, porque la ventana rota envía un mensaje: aquí no hay nadie que cuide de esto. No cuidaron al máximo el símbolo de la democracia.

Con toda seguridad, ya colocaron cristales nuevos en las ventanas rotas del Capitolio,reparando los daños que dejaron en su estampida las ordas trumpistas y que nos recordaron el libro y la serie de Philip Roth: La conjura contra América (2004), que plantea un marco imaginario para esbozar una historia alternativa de su país, en la que el patrioterismo y la división interna ponen en peligro la continuidad institucional y la vida de los ciudadanos. Afortunadamente, para occidente, hasta el momento la democracia más antigua del mundo, ha demostrado carácter y empaque resiliente.

No debe darse la vuelta a la hoja tan fácilmente a los hechos del 6 de enero, además de haber levantado el tiradero, reponiendo los vidrios y nalgueando al tipo de los cuernos y, a los sátrapas red necks que le acompañaron en sus fechorías incitados por el abuelito de Daniel “El travieso”, es necesario tomar a piejuntillas las enseñanzas de Sun Tzu. No fueron una gracia las acciones de este maestro de la comunicación, quien a través de sus redes, les inoculó odio y resentimiento a sus bad hombres. Sus acciones tuvieron consecuencias muy graves para la primera potencia del mundo.

Un clásico de la filosofía oriental, El Arte de la Guerra, de Sun Tzu, afirma que hay que sancionar con grandes castigos las pequeñas faltas, porque ese es el mejor modo de evitar las grandes.

¿Acaso no hay la responsabilidad del jefe de Estado por la infracción de su protesta y juramento constitucional? The Economist sostiene que la “división no se supera pretendiendo que no hay nada sino enfrentándolo”, por lo que el juicio político contra Trump es la respuesta constitucional frente a sus ilícitos y no pretender una supuesta “unidad” del país.

Jurídicamente interesante el debate que nunca se había dado si el “impeachment” puede seguirse después de que deje el cargo presidencial. Aunque algunos juristas conservadores opinan que no, en opinión del medio británico a constituyentes norteamericanos si pretendieron esa responsabilidad política, por lo cual se entiende también la norma de no reelección presidencial después de cierto período. Si a pesar de ello, el Senado no continuase con dicho juicio político, el Congreso debería seguir otras vías no tan idóneas como la enmienda 14 constitucional por incitación a la sedición, que le inhabilite eventualmente a ejercer cargo público.

BLOFEANDO: Se antoja temerario enfrentar al gigante vecino del norte en estos tiempos de redefinición de poderes en el tablero mundial, retándolo con actitudes ligeras por decir lo menos. No le tememos al diablo, pero no tenemos la obligación de andarle pisando la cola. No sería nada bueno que ocurriera como en los matrimonios, cuando se pierden la confianza y el respeto, en cualquier momento llegarán a las manos de no ponerse remedio a la situación. Ya reza el dicho: Si quieres resolver un problema, llévalo a crisis.

MANO GANADORA: El libro escrito por Tom Ginsburg y Aziz Z. Hug titulado: HOW TO SAVE A CONSTITUTIONAL DEMOCRACY, que aborda asuntos de gran actualidad que resultan preocupantes, nos invitan a imaginar un futuro líder que combine el estilo político de comunicación de Trump con la habilidad y capacidad de un Lyndon B. Johnson, para explotar de una manera mucho más adecuada, la maquinaria gubernamental norteamericana y, que tuviera las ambiciones de largo plazo y sofisticación táctica como la de Vladímir Putin y que además de estas características que se han descrito, su cuerpo de asesores hubiese sido formado en las universidades de la Ive League y, si esa persona surgiera en la política norteamericana en las siguientes décadas ¿nuestra democracia sobreviviría? ¿Volvería el sueño americano?

Tags: en Opinión
Noticias Relacionadas

La Sociedad Pregunta…

27/04/2022

27/04/2022

Por Lucio Ramírez Medina* ¿Qué Tanto Subió la Corrupción en Compras Públicas del País?    Lejos de disminuir, la corrupción en...

Derecho de Picaporte

10/03/2021

10/03/2021

Alfonso Godínez Mendiola El líder nacional del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas, externó su apoyo al ex presidente del CEN Manlio Fabio...

Con Singular Alegría

07/08/2022

07/08/2022

Gilda Montaño Los mineros No es posible. De nuevo pasa. Estoy atónita y estupefacta. Los mineros, esos que se sumergen,...

Bandera Blanca / La interminable guerra

25/02/2022

25/02/2022

Luis Sánchez Porque Jehová está airado con todas las nacionese indignado contra todo el ejército de ellas;las destruirá y las...

Confesiones de turista

31/05/2022

31/05/2022

Aranxa Solleiro El descuido del impacto cultural El “impacto visual de las producciones artísticas” como solía decir Carlos Monsiváis ante...