29/Jan/2023
Portal, Diario del Estado de México

Festividades pandémicas; Navidad y Año Nuevo en aislamiento

Fecha de publicación:

Fernanda Olguín es originaria del municipio de Jilotepec, de donde paisajes boscosos han sido dueños de lentes de cámaras fotográficas para captar su belleza. La pandemia le impidió iniciar su carrera en Biotecnología como deseaba, por lo que permaneció el semestre completo tomando clases en línea.  

Aranxa Solleiro  

El día de su cumpleaños 18 de diciembre, amaneció aun, con el entusiasmo y el ánimo fervoroso de compartir el día con sus seres queridos. La mayoría de edad alcanzaría por fin, no podría haber mejor regalo que encontrarse en casa, pues de no ser por la contingencia, tal vez hubiera permanecido lejos de ella por el cierre de semestre en su primer año universitario en la capital del Estado de México.  

 Sin embargo, desconocía que tenía por lo menos más de tres días portando el virus que ha afectado a más de un millón de pobladores en el país.  

“El día lo empecé bien, estuve con mi familia, compartí un buen rato con ellos, me sentía muy bien pero al día siguiente, el domingo, empecé a sentirme muy mal, tuve mucho vómito, me sentía mareada, me dolían mucho las piernas y sentía escalofríos. Yo pensé que era algo del estómago, que tal vez la carne que había comido un día antes me había hecho daño porque siempre he sido así, un poco delicada con la carne y empecé a preocuparme mucho cuando empecé ya con diarrea y fiebre. Fui al doctor y me dijo que tenía salmonelosis, pero me puse peor.” Aseguró. 

La idea de presentar  Covid-19 le parecía un tanto lejana, puesto que se considera una persona sana, asiste todos los días al gimnasio, es joven y su alimentación ha tratado de ser balanceada desde que inició sus rutinas de ejercicio.  

“Jamás pensé que tendría el virus, porque me cuido pero creo que fue un pequeño descuido cuando tomé unas monedas después de comparar algo en un Oxxo, la verdad empecé a comer sin lavarme las manos y creo que ahí fue donde me contagie.” 

Su complicación, por su edad posiblemente, se vio reflejada en el sistema digestivo, afectando muy poco sus pulmones, empero, no dudo en trasladarse a un centro de aplicación de pruebas posterior al aumento de su temperatura corporal y el resultado fue el menos esperado: positivo.  

“Inmediatamente que supe que era positivo, me vine a Toluca, al lugar donde había rentado para estudiar la universidad, está mi mamá conmigo, ella también se aplicó la prueba y toda mi familia: mi papá y mis abuelos, pero salieron negativo, afortunadamente, aunque tal vez si presentan síntomas, sea por lo menos cuatro días después de yo haberme empezado a sentir mal, así que tal vez deban hacerse otra prueba para asegurarse. La que más me preocupa es mi abuelita, vivo con ella y estuve todo el tiempo cerca, tiene diabetes y no quiero que le pase nada malo.” Comenta con voz consternada.  

Fer, ha tenido que permanecer bajo estricto confinamiento, lo que ya en principio, le impidió pasar Navidad con sus seres queridos, y sucederá lo mismo en Año Nuevo. No obstante ello, se siente segura de no correr el riesgo de contagiar a nadie más, a pesar de que eso signifique estar sola dentro de las cuatro paredes de su habitación.  

“Para mí estar en confinamiento en estas épocas, más que nada me siento bien sabiendo que estando aquí solita no podré contagiar a nadie de mi familia, sí es triste porque me gustaría celebrar con ellos, pero antes que nada, prefiero sus salud y que estén bien.” Dijo. 

El relato de Fer, no solo tiene la intención de enfatizar en el cuidado de grupos sociales jóvenes, pues al sentirse en su totalidad sanos y con mayor posibilidad de tener un sistema inmunológico fuerte, no impide que las probabilidades de padecer los fuertes dolores, debilitamientos y noches de fiebre, se apoderen del cuerpo y pueda incluso llegar a casos más severos.  

“Hay que entender que no debemos de juntarnos con nadie, tal vez esto fue para mí una lección, de saber que esto se tiene que tomar muy en serio y de que no podemos dejar que los demás sufran por nuestra falta de cuidado. Yo lo hice sin saber que tenía el virus, pero lo mismo pasa con muchos otros y más con los asintomáticos. Sé que por mi edad voy a salir pronto y me recuperaré pero si alguno de mis abuelos se enferma, todo sería más difícil.”  

Fer forma parte de los casi 420 casos de SarS-CoV-2 pertenecientes al municipio jilotepequense, el cual hasta el 24 de diciembre ha presentado más de 10 fallecidos por la enfermedad, seguirse cuidando dependerá de sus habitantes y del respeto a quienes les rodean.  

(Foto: Fernanda Oliguin )  

Noticias Relacionadas

Detectan posible contagio Covid en secundaria 0007 de Toluca; cerrará durante dos semanas

02/09/2021

02/09/2021

Elena Aguilar   Tras la primera semana del regreso a las clases presenciales en las 22 mil escuelas de educación básica...

Ocupación hospitalaria por C-19 es 95% menor que lo registrado en el pico de la pandemia

14/03/2022

14/03/2022

La Secretaría de Salud informa que, a nivel nacional, la ocupación hospitalaria para la atención de COVID-19 es 95 por...

Anestesiólogos del Nicolás Sn. Juan denuncian “exclusión” de vacunas pese a riesgo de Covid

13/01/2021

13/01/2021

Debido a que no fueron considerados en la primera etapa de vacunación, anestesiólogos del Hospital General Dr. Nicolás San Juan...

Gobierno de AMLO abre registro para vacunar a personas de 30 a 39 años contra el Covid-19

22/06/2021

22/06/2021

Ximena Barragán  Aunque, en las últimas semanas (de la 21 a la 22 y de la 22 a la 23)...

Instituciones de Educación Superior, convocadas a participar en la solución de retos pospandemia: CEBD

30/06/2021

30/06/2021

Las Instituciones de Educación Superior (IES) requieren actualizar su marco normativo y contar con mayor financiamiento para atender la agenda...