08/Feb/2023
Portal, Diario del Estado de México

La curva se aplana, el trabajo no: la vida en un hospital COVID

Fecha de publicación:

Enfermeras, enfermeros, médicos y médicas, como los menciona el Subsecretario de Salud Hugo López Gatell, pertenecientes al personal de salud en atención a pacientes Covid-19 en una Unidad Operativa de Hospitalización en la Ciudad de México.  

Aranxa Solleiro  

Desde hace más de cuatro meses trabajan día y noche, según el horario determinado por sus jefes en turno. El esfuerzo no cesa a pesar de la justificación de que la ola de contagios comienza su descenso. El trabajo ha sido avasallador en cada uno de los sentidos. Los enfermeros y enfermeras se encargan de ayudar y seguir los pasos de los médicos, la revisión de medidas de suero, los mililitros correctos de medicamentos, la limpieza de cada uno de los pacientes internos con más de diez días dentro, la lectura de libros, los rezos que alimentan el espíritu en algunos momentos y una sonrisa en el rostro a pesar de que el cuerpo pide descanso a gritos.  

Los médicos, evalúan el progreso de cada uno de los pacientes, algunos no han podido vencer el enemigo y el dolor causado en sus pulmones, ellos con una fortaleza admirable, continúan y avisan a sus familiares el deceso. La labor de cada una de ellos es magnífica y sin duda alguna, sigue aparentando ser interminable.  

“Los pacientes que llegan aquí son de síntomas severos y graves, tenemos una capacidad de 100 camas solamente. A partir de junio fue nuestra capacidad de entre 50 y 60 enfermos, sin embargo la mayoría de ellos han podido vencer a la enfermedad y ser dados de alta.” Aseguran los médicos. 

En el pasillo la angustia es determinante, los médicos avanzan cabizbajos y se muestra a pesar del equipo de protección en su rostro, las gotas de sudor que se ajustan una a una en los lentes que detienen las gotas salivales que pueden encontrarse volátiles.  

De un ingreso aproximadamente de 5 pacientes, salen 10 más recuperados, no obstante la capacidad no se ha llegado a su máximo. Un sonido folclórico de monitores que lanzan la frecuencia cardiaca de los internos y un goteo incesante de sueros que prenden de las venas de los que luchan por seguir respirando y no dejarse vencer.  

Los pacientes son atendidos sin importar el tipo de población o grupo social, se reciben pacientes militares, civiles, pertenecientes al Instituto Mexicano del Seguro Social o al Instituto Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, la exclusividad no debe ser algo prioritario, sino el bienestar de cada uno de los habitantes de la metrópoli.  

“Claro que ya estamos muy cansados, cada día te levantas queriendo que todo se termine, prácticamente como si uno perteneciera a una guerra donde esperas que el rival se rinda. Así lo pasamos todos, no solo nosotros que estamos en esta unidad, sino que hablo por cada compañero dedicado al sector salud.” Comentaron enfermeros.  

Los monitores de algunos anuncian la disminución de saturaciones cardiacas o la alteración de frecuencia y de esa manera, se tiene certeza de si algo ocurre con gravedad. Empero, el personal dedica mayor atención al cuidado de la salud mental tanto de compañeros como de pacientes, pues implementan actividades de risoterapía, videollamadas con familiares de hospitalizados de manera frecuente y la aceptación de donaciones de libros para el entretenimiento, relajación y distracción de quienes se encuentran alojados.  

Un “vamos a salir adelante” resuena en una de las camas donde solamente se simula una silueta de un traje tyvek y un cubrebocas especial. Del otro lado, una oración por parte de una paciente que evoca un “Padre Nuestro” con la misma fe con la que es tratada por parte de sus enfermeras. Revisiones cada hora de temperatura y sonidos que provocan un eco derivado de los termómetros alertando más de 37.5 grados.  

Pisadas fuertes cimbran a pesar de encontrarse edificados en una zona firme. “¿Doctora? El paciente de la cama 40 necesita de usted.” La piel se siente erizarse, puesto que el pensamiento podría crear escenarios catastróficos de pensar que se pudiera llegar a encontrarse en este mismo sitio o en uno similar.  

Radiografías a contraluz de pulmones infectados, marcas blancas y negras resaltan de ellas, indicando el progreso o la gravedad del paciente.  

Todo resulta un campo de batalla al ingresar al espacio, se anotan en una libreta los pacientes que se encuentran internados y las tareas que deben ser realizadas a cada uno de los que atenderán. Atomizadores dispersos en las mesas para desinfectar lo que sea posible y evitar un poco la propagación del virus.  

Los trabajadores de limpieza aportan notablemente un apoyo para desinfectar cada una de las áreas: “hacemos limpieza de los baños, sanitizamos los cómodos y las camas y si es que tenemos que echarle la mano a las enfermeras que tienen mucho trabajo, lo hacemos, con cosas sencillas como darle agua a los pacientes, por ejemplo.” Mencionó Julia Navarro, trabajadora de limpieza. 

Juntos forman un equipo que continúa dando todo lo que se encuentra en sus manos para salir adelante y tratar con lo que parece en el imaginario social, haberse esfumado desde hace unos días o tal vez meses para algunos. El mundo adentro de un nosocomio en el cual impera el mismo virus que ha desgarrado el alma, el cuerpo y el espíritu de millones de habitantes en el globo terráqueo y que hasta el momento, sigue siendo una etapa inverosímil.  

Al día 1 de septiembre se registraron en el país 65 mil 241 decesos y 6 mil 476 casos nuevos registrados para hacer una suma de 606 mil 36 personas contagiadas. Las actividades deben seguir su curso y la normalidad realmente se ha instalado como una nueva ideología.  

(Foto: Aranxa Solleiro)  

Noticias Relacionadas

886 complejos cerraron sus puertas, pero los mexicanos siguen teniendo acceso al cine

01/04/2020

01/04/2020

Las reuniones para entretenimiento en la sociedad, se han visto afectadas con el cierre de establecimientos que atendían las necesidades...

Imparten taller de defensa personal a servidoras públicas

30/10/2019

30/10/2019

 El Consejo Estatal de la Mujer y Bienestar Social (CEMyBS), organismo sectorizado a la Secretaría de Desarrollo Social, en coordinación...

Exploran diversidad sexogenérica desde la academia en foro sobre visibilidad UAEM

13/02/2020

13/02/2020

Durante la inauguración del Primer Foro sobre Visibilidad LGBTTTIQ+. Así como soy, sin estereotipos, Medina Alegría expresó que el estudio...

Hasta 2 mil pruebas covid diarias buscan hacer para controlar mejor la pandemia

26/06/2020

26/06/2020

Debido a que se contabilizan mas de 10 mil casos sospechosos de Covid en el Estado de México, el Laboratorio Estatal busca...

Una semana en descomposición y nadie levanta cadáver de un perro en zona universitaria

22/08/2022

22/08/2022

Vanessa Baez El cuerpo sin vida de un perro lleva más de una semana sin ser levantado, sus restos se...