03/Dec/2022
Portal, Diario del Estado de México

Confesiones de turista

Fecha de publicación:

Turismo en tiempos de virus 

“Hay que remontarse a los periodos del nazismo y del estalinismo, casi un siglo atrás, para encontrar ejemplos de control de población tan extenso e intenso como los que suceden en estos días en China con la excusa del coronavirus. Un gigantesco panóptico militar y sanitario, que confina a la población a vivir encerrada y bajo permanente vigilancia.”

Aranxa Albarrán Solleiro 

Raúl Zibechi lo escribió recientemente y de inmediato quise remontarme al turismo que es presentado cual brillante foco rojo señalando alerta en su producción y entonces, en lugar de quedarme encerrada por el incesante pánico generado por el aclamado virus “Convid-19”, decidí salir para esbozar lo que les escribo. 

Cuando transcurría el 2009, un agravio sucedía en el sector salud, los espacios se inundaron de personas portando un cubre-bocas que sigue siendo considerado el escudo de cualquier enfermedad, se porta, desde que tengo uso de razón, como bandera que indica que uno debe de ser intocable porque, de no ser así, sería causante de catástrofes como las que se iniciaron aquellos días de camas abarrotadas de enfermos que morían como estrellas fugaces imprevistas o al menos, así se leía en los diarios, se oía en la radio y se veía en los noticieros.  

Mientras daba mis pasos en dirección a lo que es, a mi parecer, el parque más bonito de todo Metepec, Toluca y sus alrededores, admiraba a la gente con una mirada desconcertante, algunas se veían pálidas, otras se percibían con un pánico terrible que les pedía a gritos salir corriendo de la ciudad o prácticamente del planeta porque al parecer, no hay más rincón del mundo en donde nos encontremos seguros de no ser infectados por alguna enfermedad. Recordaba por supuesto, los 268 millones de pesos perdidos en las salas de cine del país porque se había sembrado un temor asfixiante en la sociedad y provocaron que muchos se quedaran enclaustrados porque según las indicaciones, si se llegaba a rozar los milímetros de distancia permitida con otro, podría uno ser contagiado generando altísimas expectativas de morir.  

El H1N1 fue una catástrofe no solo para la psicosis social, sino para los beneficios de los vendedores de artesanías que se despertaban cada vez con más temor de que una de dos: o el cliente les compartiera un poco de ese mal maligno o no recibieran visitas de nadie, dejándoles un dejo de tristeza y angustia en el pecho. El 8 % del aporte al PIB se vio gravemente afectado, se perdieron alrededor de US $13,000 millones que aseguraba la afluencia turística anual. Las playas se percibían prácticamente vírgenes, las ciudades eran un hervidero de fobias y nos vimos obligados a cancelar boletos de avión que aseguraban un cúmulo de aventuras enriquecedoras.  

Curiosamente, casi diez años después un Wuhanais que aparentemente, según relatos vecinos, comió un animal proveniente del Mercado de Animales Exóticos de la ciudad, en el cual turistas nacionales e internacionales lo visitaban con frecuencia por el simple morbo –mayoritariamente- de ver esas 54 especies expuestas en los locales. La historia repetitiva de cada década, el control de masas como lo menciona Zibechi en destinos sensibles o con problemas de movilización humana y los países como cause de pestilencia como Irán, según Robert Fisk. México nuevamente se pronostica a ser un “fuerte” candidato de portador del Convid-19, los ojos de los corredores que adornan las pistas del maravilloso Parque Bicentenario, delatan la sofocación.  

El aire que oxigena los pulmones por más de 100 hectáreas que lo conforman, ahora se imagina dañino. El único planetario de la ciudad se encuentra solo, nadie se admira de su riqueza en información científica. La biblioteca que es la número 703 del Estado, está ávida por recibir lectores. Los juegos infantiles y las áreas de convivencia se empolvan de vasta desconfianza y la laguna que cristaliza el cielo de Metepec, está desolada. Entonces, me remito a lo que dijo Heidegger en su carta sobre el humanismo “el lenguaje se abandona a nuestro querer y hacer a modo de instrumento de dominación sobre lo ente. Y, a su vez, éste aparece en cuanto lo real en el entramado de causas y efectos.” 

Confesiones en Twitter: @aranx_solleiro, Instagram: @arasolleiro y aranxaas94@gmail.com  

Noticias Relacionadas

Mujeres son igual de capaces en el mundo empresarial

28/11/2019

28/11/2019

Discriminación, roles de género, techos de cristal; entre otros discursos de empoderamiento femenino ya no tienen cabida para las mujeres...

Resiliencia urbana fundamental para volver a la normalidad

14/04/2020

14/04/2020

Desempleo, recesión y más pobreza están en el horizonte inmediato, y reclaman un esfuerzo conjunto de todos los actores públicos,...

Entrega DIF Toluca, apoyos a 15 comunidades

20/11/2019

20/11/2019

El alcalde de la capital, Juan Rodolfo Sánchez Gómez, realizó la entrega de mil 818 apoyos del programa “Alimentación DIFerente”, evento realizado...

CON SINGULAR ALEGRÍA

31/10/2021

31/10/2021

GILDA MONTAÑO Amo a la UNAM Amo a la Universidad Nacional Autónoma de México, por sobre todas las universidades en...

Derecho de Picaporte

20/02/2020

20/02/2020

Alfonso Godínez Mendiola   El líder nacional priista, Alejandro Moreno Cárdenas, inició formalmente los trabajos de la XXIII (o sea 23) Asamblea...