03/Feb/2023
Portal, Diario del Estado de México

Confesiones de Turista

Fecha de publicación:

Aranxa Albarrán Solleiro 

Cohesión social en el turismo 

La unión de la sociedad, contemplando ideas, sentimientos, solidaridad, la sinergia de valores y normas desarrolladas a través de una conciencia colectiva es, lo que Emile Durkheim señalaba como “cohesión social” o “solidaridad orgánica”.  

Uno de los principales objetivos del gobierno de la Cuarta Transformación ha sido implementar nuevas estrategias de bienestar social, en los que la población sea la principal organizadora de ello. Si bien es cierto, la actividad turística ha sido uno de los pilares fundamentales para entrelazar a grupos sociales de diversas etnias y culturas, y es así que la cohesión social, se presenta como elemento primordial para dicha cuestión. 

Sin embargo, existen diversos puntos corrosivos para la completa funcionalidad de la cohesión social y esto puede traducirse por los siguientes puntos: escasa efectividad de política turística, desigualdad social, exclusión social, precariedad laboral, inseguridad y apropiación de espacios, especialmente los rurales, por la permisibilidad de instituciones con el objetivo de laborar en el país y aprovecharse de sus recursos sociales y naturales. 

Para su alcance, habrá que recordar los diversos fallidos programas turísticos que organizaron hoy día, instituciones turísticas como: el Fondo de Promoción e Infraestructura Turística (INFRATUR), el Fondo de Garantía y Fomento de Turismo (FOGATUR), el Instituto Mexicano de Investigaciones Turísticas (IMIT), el Centro de Estudios Superiores de Turismo (CESTUR), el Instituto de Competitividad Turística (ICTUR) y el Consejo de Promoción Turística de México (CPTM), entre algunos otros, los cuales fueron despojados del Gobierno Federal por anomalías halladas en su estructura y fondos monetarios.  

Aunque su razón existencial fuera en todo momento idónea para una mejora en la actividad, las acciones oscuras realizadas por sus integrantes, perpetraron lo rescatable de ellas, incentivando la peligrosidad de la claudicación del sector turístico, en tanto que los esfuerzos deben ser mayores y el personal que encabeza la Secretaría de Turismo, no está del todo preparada para hacerlo, sobre todo por la ausencia de profesionales e investigadores turísticos en la institución.  

Los agentes sociales dependientes del turismo o con potencial para dedicarse a éste, son poco capacitados por agentes debidos, por supuesto, sin intenciones de lucrar con su esfuerzo y recursos, comunidades indígenas que permanecen en el olvido no solo por la sociedad civil, sino por administrativos gubernamentales, podrían verdaderamente ser auspiciados por el turismo si se reprodujera el amor y respeto por sus costumbres, tradiciones y creencias de forma adecuada.  

La Cuarta Transformación, lleva arrastrando una serie de problemáticas abyectas de parte de gobiernos pasados que impiden una precisa estructuración de proyectos turísticos. El Tren Maya para dar un ejemplo, carece de investigaciones detalladas que conlleven a una verdadera reconciliación social con su medio ambiente y subyace –sin quererlo- en un modelo imposible de no ser neoliberal. 

“Los modelos desarrollistas por los que ha transitado la política pública en materia de turismo en México, desde el Estado benefactor, pasando por el modernizador o el neoliberal, hasta la 4T, con sus discursos sociales, populistas o neopopulistas, no han resaltado el valor de aquel como herramienta de cohesión social que dé lugar a un modelo de turismo solidario que sea factible y plausible, con el análisis y diseño de políticas públicas concurrentes y trasversales, pero, sobre todo, críticas de la situación que se vive.” (Castañeda, Castillo & Cruz, 2020). 

Dicho lo anterior, el problema de una precisa cohesión social, permea en el incorrecto diseño y difusión de proyectos y programas, pues continua haciendo menoscabo a espacios territoriales, que cargan la ideología de ser beneficiosos para la población pero sin permitirles la interacción directa hacia lo que se planea establecer, evitando la solidaridad esperada.  

La problemática no solo pertenece a una constante malinterpretación del significado de una participación poblacional en la puesta en marcha de proyectos y programas turísticos, sino de la escasa atención a sus talentos y lo que del propio territorio se puede obtener sin la necesidad de que penetren consorcios magnos que afecten los espacios.  

La problemática, de nueva cuenta, sea la costumbre o la poca posibilidad de erradicar por completo los elementos neoliberales que han permeado durante más de tres sexenios de gobierno, necesitan una restructuración de la política turística tan mencionada en esta columna y en el país, que sea responsable y se sustente de forma interdisciplinaria con la atención de las necesidades y las voces que de las poblaciones surgen.   

Confesiones en: Twitter: @aranx_solleiro, Instagram: @arasolleiro y aranxaas94@gmail.com 

(Foto: web) 

Noticias Relacionadas

Derecho de Picaporte

22/03/2022

22/03/2022

Alfonso Godínez Mendiola  Primera victoria política del presidente estatal del PRI, Eric Sevilla, a escasos dos meses de su designación como...

Lecker, el sabor del mar en Metepec

19/10/2019

19/10/2019

Metepec, lugar que se distingue por ser un pueblo mágico que ofrece a sus habitantes y turistas, una gran variedad...

PlanoSecuencia: cine cuadro por cuadro

18/12/2022

18/12/2022

Ivan Joatzay El Planeta del Tesoro, a 20 años del viaje sideral.  “Tienes la fuerza de tu grandeza, pero tienes...

Derecho de Picaporte

25/07/2022

25/07/2022

Alfonso Godínez Mendiola  Sin sorpresa resultados de Morena: los 3 de Texcoco.  La argucia de los espectaculares.   Fernando Flores, Michelle...

Literatura en línea para “recorrer” el Estado de México

08/04/2020

08/04/2020

La Colección Mosaicos Regionales Pueblos Mágicos y con Encanto del Estado de México, del Consejo Editorial de la Administración Pública...