22/May/2024
Portal, Diario del Estado de México

La Abadía de Eloísa …Y sin embargo: Nagara

Fecha de publicación:

Paloma Cuevas

Hablar de Juan Carlos Recinos y su obra implica entre muchas otras cosas la inmersión en un mar de letras inconmensurable, y no es para menos. El poeta, ensayista y traductor – de Georges Schehadé, Saint John Perse e Yves Bonnefoy – se ha empeñado en que así sea, por medio de la generación de imágenes poéticas que invitan a la imaginación y casi al mismo tiempo a una reflexión que es nostálgica y en ocasiones dolorosa.

Nacido en Pichucalco, Chiapas y avecindado desde hace años en Colima, Recinos ha logrado a través de sus poemarios Cantos Peregrinos y Cartografía íntima generar el interés del mundo de la literatura, siendo traducido al maya y parcialmente al portugués, francés e inglés.

En esta ocasión enfocaré mis letras al análisis de Nagara, – que en japonés significa mientras tanto – el cual se encuentra dividido en cuatro secciones: Nagara, Visitaciones, Partituras y Galerías, cada una de ellas con características particulares que hemos de desmenuzar a partir de las palabras.

Abre la obra el epígrafe de Enriqueta Ochoa que dice así: “Todo lo que se puede amar lo amé contigo, en tu sangre arraigué, lo moriré contigo”, a partir de ahí fluye la obra poética de Juan Carlos Recinos la cual actúa como artífice en la construcción de un espacio pretende ser un hogar y que en ocasiones se convierte en prisión, pero al mismo tiempo refugio y lugar para guardar los sueños, las memorias y hasta las sombras.

Nagara es un lugar sagrado donde se alcanza el carácter de conjuro poético, con la magia de que al nombrar las cosas permite su existencia y manifestación absolutas.

Las secciones de este poemario dan cuenta de la evolución del autor en varios niveles, siendo el primero de ellos el dedicado a Nagara ese lugar donde el eros tiene cabida. En su momento Bataille mencionó en El Erotismo la irremediable unión del Eros y el Thanatos como parte de las batallas del ser humano y de la dualidad entre lo doloroso y lo placentero, batallas primigenias libradas en la alcoba y en el lecho.
Abre con una frase que dice: “Tu cuerpo es la habitación donde desato mi tormenta” la inmensa necesidad de entrar y ser en el otro, de poseer en un viaje de ida y venida, con la clara dicotomía que eso implica, poseer para ser poseído, liberar para ser liberado.

La posibilidad de encontrarse vivo en la existencia del que se ama y descubrir en cada momento que el sonido que habita en el otro es melodía, es sentimiento, y se convierte en alma, dice entonces el poeta: “Si amamos, encontraremos la sombra de Dios, basta alzar la piedra para que el sueño sea posible”.

Sin embargo, el saber que la fecha de caducidad está siempre presente y que no existe posibilidad de negarla exige la apropiación de los momentos, volverlos asibles y realizables: “LAS COSAS QUE HE AMADO ya no existen, no importa.” “Para morir de amor, basta borrar mi nombre.”

Visitaciones nos muestra otro tipo de amor, el amistoso, en él se hace referencia a poetas de gran renombre, Octavio Paz por ejemplo, de ahí retomo: “Tu nombre picotea el siglo, gime, revolotea, estalla.”
“La noche vibra, alguien te ha nombrado.”

Partituras obliga a una reflexión que habita en los cuartos de la casa, las vivencias y la manera de experimentar la existencia sin entrar jamás de nuevo en la alcoba, los temas constantes son los naturales: sonido de la lluvia, colores de la luz, los olores, la posibilidad de las sombras y de lo que en ellas habita.

Galerías aborda temas generales y contemplativos que están más allá de lo visible, lo perene y la necesidad del silencio como algo primordial.

Recinos nos guía – con la poesía como sutil instrumento – en un viaje interior que abraza y cobija al lector, llevándolo desde sus más recónditos y secretos deseos, pulsiones y recuerdos, hasta lo más sublime del ser, eso que no puede ser tocado por nadie más, lo que nos habita como seres que trascienden al tiempo y a la muerte: la esencia misma.

Nagara cierra diciendo:
Pasa el tiempo
Pasa el fuego
Pasa el amor
Pasa la vida
Pasa el miedo
Pasa la muerte
Pasan nuestras sombras:
Lo bello es poco

Es justamente para eso, para lo bello que es poco, pero que alcanza para iluminar el paso por la vida de los que nos asumimos como mortales que Juan Carlos Recinos crea estas letras, que han de tener eco en los espacios perenes del ser. Lo bello es poco, y sin embargo Nagara…

@PalomaCuevasR
Paloma Cuevas R. es humanista, sapiosexual, docente durante más de 22 años, columnista, escritora y locutora en temas de Cultura, Política y Erotismo. Corresponsal del programa “A Medios Chiles” de #LaPayolaRadio y locutora titular de #Epicentro en Cadena Radio Mx. Promotora y gestora cultural incansable. Madre y cómplice de los Tres Mosqueteros. Amante declarada de México, el buen café y la verdad sin anestesia.

Tags: en Opinión
Noticias Relacionadas

Derecho de Picaporte

20/08/2023

20/08/2023

Alfonso Godínez Mendiola La Gobernadora Electa del Estado de México, Delfina Gómez Álvarez, se reiteró que no tolerará la corrupción en...

Con Valor y Con Verdad

20/09/2021

20/09/2021

Divide y Vencerás Por Gustavo Rentería* El presidente Andrés Manuel López Obrador sabe perfectamente que todos los opositores en su...

La Sociedad Pregunta…

27/07/2022

27/07/2022

Lucio Ramírez Medina ¿A dónde nos lleva el debilitamiento de instituciones públicas? Las políticas de austeridad llevadas al extremo, lo...

Familia y Sociedad

01/11/2019

01/11/2019

La mujer en la sociedad actual…  Muy estimado(a) lector(a)!!!!… Le saludo con el gusto que lo hago en cada edición, para...

Familia y sociedad

17/04/2020

17/04/2020

En tiempos de pandemia………….CONTAGIEMOS  ESPERANZA!!!!  Laura Barreal Danel Muy estimado(a) lector(a)……Deseando que usted y su familia se encuentren bien, cumpliendo con  “QUÉDATE EN...