04/Feb/2023
Portal, Diario del Estado de México

Confesiones de Turista

Fecha de publicación:

Aranxa Solleiro 

Turismo astronómico 

“Conocer una estrella es conocerse a sí mismo.” Comentó el astrónomo mexicano Guillermo Haro, al cual las estrellas hipnotizaban y fraguaron en él un alma infesta de galaxias y lunas saturninas en su pecho.  

Como Guillermo, muchos sueñan con entender la magia del Universo, de las constelaciones y ejes giratorios de cada uno de los planetas que acompañan como soldados al planeta Tierra. Sin embargo, para llegar a ello se necesitan estudios astronómicos estrictos y en el mejor de los casos, de un financiamiento magno para ser elegido por algún equipo de la NASA o agencia especializada para viajes aeroespaciales que permitan la interacción del humano con la esfera gravitacional.  

Año con año, los humanos se vuelven fervientes de mantener la ideología de escapar del globo terráqueo e instalarse en Marte, la luna o tal vez otro planeta. “¡Cómo deseamos que se pudiera viajar a la luna y saber si en realidad uno flota o si la luna se compone de cráteres formados por impactos de asteroides, como lo hizo el afamado Neil Armstrong!”, sin considerar antes de él a Rodolfo Neri Vela, nuestro primer astronauta mexicano, quien participó en poner en órbita en 1985 a tres satélites de comunicación, uno de ellos, el Morelos II, elaborado cien por ciento por ingenieros mexicanos. 

Desde éstos y diversos hallazgos espectaculares en el espacio, el entusiasmo empresarial ha deseado frenéticamente, ser capaz de desplazarse de cualquier sitio terrenal al Universo, mientras los minuciosos materiales que auspician la dicha de comprender o acercarse a lo que existe fuera del manto terrestre son facilitados por los encargados de dichas empresas.  

Para ello, el sector turístico ha sido un inteligente emprendedor, creando lo que se conoce como “turismo astronómico”, que podría entenderse como una tendencia en la cual se acerca al humano con el conocimiento de la vida y el mundo espacial, para entender sus cosmos y partículas que lo componen.  

Los Observatorios, por supuestos, son sitios estratégicos para admirar al cielo de una manera espectacular, no obstante, una noche, unos segundos o minutos no bastan para regocijarse completamente de lo que habita en el cielo. Por tal motivo, una de las maneras de desarrollar un turismo alternativo, no solo se debe de entender como la interacción con la flora y la fauna de un sitio, sino también como el acercamiento a las estrellas.  

En México, se tiene por supuesto, la catalogación de contar con los mejores cielos del mundo, su biodiversidad alude a ello, los campos nuevamente y los espacios no citadinos son ideales para la realización de dicho tipo de turismo, solo se necesita una mirada amplia y en el mejor de los casos para aquellos aficionados a la ciencia, un telescopio que permita su estudio. 

Los beneficios de un turismo astronómico es que en su mayoría de veces, no depende de un tiempo estacional o de una temporada específica del año para su realización, puesto que el cielo puede observarse de maneras diversas y contemplar sus características en cada época del año.  

San Luis Potosí, Puebla, Durango y Baja California son los mejores estados para practicar este tipo de turismo, no obstante en el Estado de México se cuentan con municipios afortunadamente lejanos a la contaminación de la urbe para sentarse por las noches y observar a las estrellas y sus movimientos. Ejemplo de ellos están: Avandaro, Malinalco, el Nevado de Toluca, Jilotepec, Villa de Allende, Tenancingo, Coatepec Harinas y El Oro, por su riqueza boscosa y la limpieza constante del viento que esfuma las nubes grisáceas que puedan presentarse durante el día.  

Es sabido, que para lograr un turismo astronómico se puede crear un observatorio oficial de estrellas, empero su construcción sería para las comunidades un tanto compleja, puesto que la infraestructura no sería asequible y las certificaciones para su oficialización sobrepasaría sus posibilidades instantáneas. Sin embargo, se pueden crear itinerarios que permitan la pernocta de los visitantes y a la vez, el consumo de productos regionales que beneficien a los integrantes de cada sitio.  

Estudiosos del cielo y sus movimientos, podrán aprovecharse de los recursos poco contaminados con los que aun cuenta la entidad, sin la necesidad de desplazarse a costosos sitios del mundo, añadiendo como otro punto favorable la reducción de grupos, pues al estar en un espacio alejado del caos citadino e instalado en la naturaleza, el espacio para mantener distancia entre uno y otro es posible.  

Quizá la capacitación de habitantes de dichos municipios sea lo necesario para poner en marcha una nueva estrategia turística que incentive el cuidado de recursos naturales, así como de los culturales y sociales en el Estado y en el país en general. Un respiro indudable, dentro del caos.  

Confesiones en: Twitter: @aranx_solleiro, Instagram: @arasolleiro y aranxaas94@gmail.com 

(Foto: web) 

Noticias Relacionadas

Derecho de Picaporte

12/12/2022

12/12/2022

Alfonso Godínez Mendiola La Maestra Delfina Gómez Álvarez continúa imparable en las preferencias electorales, según encuestas como Massive Caller, pero...

Derecho de Picaporte

22/03/2021

22/03/2021

Alfonso Godínez Mnediola Anoche sesionó la Quinta Sesión Extraordinaria de la Comisión Política Permanente del Consejo Político Nacional del PRI,...

Derecho de Picaporte

23/06/2022

23/06/2022

Alfonso Godínez Mendiola Candidatura priísta sería para una mujer.  Ana Lilia Herrera Anzaldo crece, pero sigue debajo de Alejandra del...

La Sociedad Pregunta…

05/01/2022

05/01/2022

Lucio Ramírez Medina ¿Cuáles Son las Expectativas Para el Año que Recién Comienza?    La conclusión del 2021 en medio de...

Confesiones de Turista

16/05/2020

16/05/2020

Cambio de actitud, nuevo paradigma post pandemia en el perfil de turistas Aranxa Albarrán Solleiro La Facultad de Turismo y...