08/Feb/2023
Portal, Diario del Estado de México

Confesiones de turista

Fecha de publicación:

Turismo de salud 

Aranxa Albarrán Solleiro

Todo debe de cambiar, nada puede continuar como hasta ahora. Si queremos comparar nuestra crisis de manera –a mi parecer- mal argumentada como una guerra,  debemos de remontarnos a los inicios de la postguerra el 2 de septiembre de 1945, cuando desde el polvo y las cenizas, surgiendo de la devastación y el dolor, muchos, sino es que todos, supieron salir adelante.  

Una de las principales estrategias rescatistas fue el impulso del turismo como una actividad puramente capitalista, que si bien nunca se asimiló la catástrofe que eso podía desencadenar en un futuro, sí se agradecían los ingresos y el sustento que la población obtenía a través de los diversos programas turísticos desarrollados en el mundo. México impulsó sus playas más que nunca, se crearon los CIPS (Centros Integralmente Planeados) años más tarde por parte de FONATUR y la vida se asimilaba desde una perspectiva idónea que incentivaba un sentimiento de bienestar, el inicio del tan conocido y mencionado “modelo desarrollista” que nos hizo creer que todo lo que crece en cantidad de infraestructura y economía, es dador de bienestar social. 

El turismo derivado de ello, inició con una mixtura de gustos representados en los viajeros, los cuales comenzaron a desplazarse a diversos lugares con el fin de atender sus necesidades, creando vertientes en el sector, mejor conocidas como tendencias turísticas, que no son más que la organización de destinos con base en sus recursos (naturales y culturales) para que la sociedad encontrará un campo social en el cual concentrarse, teniendo la oportunidad de compartir sus capitales sociales, económicos y culturales como bien lo señaló Pierre Bourdieu (1977). 

Turismo de sol y playa, turismo ecológico, de senderismo, de conciertos, rural, negro, gay de deporte, entre otros. El turismo se ha dividido por conveniencia para la producción de espacios sociales que nos permitan la obtención de una acumulación capitalista. Los destinos se llenan o semillenan de una afluencia turística enfocándose a actividades o incluso puntos de venta que aseguran un ingreso y una demanda. Pocos han sabido obtener una sustentabilidad en sus planes turísticos, formidable y admirablemente, los destinos rurales por lo menos en nuestro país, son en su mayoría, espacios ideales de aprendizaje para comprender una sinergia adecuada en donde exista un balance entre población local, visitantes, ingreso del capital y cuidado al medio ambiente. Otros por el contrario, han malintencionado el fin de la actividad provocando un daño magno a cualquiera de las esferas sustentables.  

Sin embargo, quisiera señalar una tipología turística que ha sido sustento durante varios años y que tal vez los ajenos a la actividad -en términos de estudio- lo conozcan en su totalidad: el turismo de salud. Pero, ¿qué es salud? Si nos basamos en el concepto de la OMS desde 1946, indica que es un estado de completo bienestar físico, mental y social; y no solo la ausencia de afecciones y enfermedades. Considerando que el turismo lo que desea en todo momento, es generar un bienestar de los elementos anteriores derivado del desplazamiento que realizamos a un destino diverso al que habitamos. Por lo tanto crear una tendencia turística especializada a atender las necesidades de sanación o bienestar de la sociedad, ha sido clave para mantener a flote al sector.  

En la República, los destinos más visitados para llevar a cabo este turismo son particularmente los situados en el norte: Baja California, Sonora, Chihuahua y Tamaulipas, causando que el país sea el segundo destino de Turismo Médico en el mundo dese 2013, según “Patients Beyond Borders”, la revista más consultada sobre turismo de salud, conllevando  la atracción de más de un millón de pacientes extranjeros al año, muchos de los cuales son de origen hispano principalmente de los estados de California, Arizona y Texas, atendiendo necesidades en su mayoría de odontología, oftalmología y cirugía cosmética.  

Empero, el Estado de México es uno de los más visitados por sus spas, temazcales, terapia thalasso, regadera vichy, entre otras actividades, siendo Ixtapan de la Sal, Chalma, Malinalco, Valle de Bravo y Tonatico los principales para la oferta de un turismo de bienestar.  

Considerando los daños psicológicos, la carga de estrés y afectaciones a la tranquilidad de la sociedad en estos tiempos, el turismo de salud o médico está pronto a ser uno de los más demandados, no obstante al ser los hospitales el principal recurso, ¿hasta qué punto será posible realizarlo si seguimos sin acatar nuestra única encomienda? Quedarnos en casa.  

Confesiones de turista en: Twitter: @aranx_solleiro, Instagram: @arasolleiro , aranxaas94@gmail.com y https://everywherematters.blogspot.com/  

(Foto: Aranxa Solleiro) 

Noticias Relacionadas

Tec Campus Toluca realiza primer Maratón de Oportunidades

28/10/2019

28/10/2019

Con el objetivo de que los egresados y alumnos conocieran las empresas ubicadas en el Valle de Toluca, Santa Fe...

En el Edomex criminalizan a las mujeres aunque sean las víctimas

28/09/2020

28/09/2020

Para exigir la despenalización del aborto, feministas radicales se manifestaron en la Alameda de Toluca en donde, con tendederos y canciones, lamentaron...

Mención Aparte

25/03/2021

25/03/2021

José Luis Rodríguez El pasado 23 del presente mes, la Doctora Miralda Aguilar Patraca, titular del IMSS Poniente, rindió su...

Derecho de Picaporte

20/03/2020

20/03/2020

Alfonso Godínez Mendiola La designación de la diputada local plurinominal Brenda Aguilar Zamora, como presidenta del comité municipal de Nezahualcóyotl, muestra...

Templos vacíos en “Domingo de Ramos”; se vivirá la fe a distancia

06/04/2020

06/04/2020

Por primera vez, el Domingo de Ramos no significó la visita de miles de fieles católicos a los templos, el...