Home Tags Posts tagged with "UNAM"

UNAM

Miguel García Conejo

Pese a los adelantos económicos y tecnológicos que se tienen a nivel mundial,  en pleno siglo XXI la desnutrición sigue siendo un problema que ataca a todas las naciones, y que en México puede considerarse un problema de salud pública ya que es una de las principales causas de muerte en menores de cinco años, consideró Guadalupe Chávez Camacho, nutrióloga  de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

A decir de la especialista a nivel mundial, 850 millones de niños sufren desnutrición crónica; 150 millones presentan déficit de peso; y 20 millones desnutrición grave, aunado a que se estima que 39 por ciento de los niños preescolares del planeta sufren algún grado de desnutrición, patología que representa la principal causa de muerte entre menores de cinco años.

Indicó que la desnutrición juega un papel importante en el crecimiento, debido a que continúa siendo la causa básica de morbilidad infantil, lo que pone de manifiesto, dijo, una modalidad de desnutrición con franco predominio de talla baja, como expresión de desnutrición crónica, la cual está asociada a pobreza, al bajo nivel educativo, multicausal y de tipo estructural, por lo tanto de más difícil solución.

Señaló que en nuestro país la desnutrición es un problema de salud pública, debido a factores como pobreza, migración, infraestructura sanitaria escasa, abandono temprano de los estudios, así como matrimonios a corta edad, financiamiento insuficiente y discriminativo para atención a la salud.

Aseguró que en países en desarrollo, las causas de talla baja se relacionan con factores carenciales que acompañan a la pobreza, como las asociadas a una alimentación inadecuada e insuficiente y la presencia de enfermedades infecciosas, donde la prevalencia de talla baja es reducida, la etiología está más relacionada con factores genéticos o variaciones individuales.

(Foto: Jos van der Hoek)

Agencia ID

Especialistas del Instituto de Ciencias Nucleares de la UNAM (ICN-UNAM), liderados por la doctora Sofía Guillermina Burillo Amezcua, desarrollaron un sistema que brinda propiedades antifúngicas a distintos materiales. Ese producto científico destruye aquellos microorganismos que proliferan en el organismo y lo protege sobre todo cuando el sistema inmune está debilitado.

El desarrollo, que parte de la tesis doctoral de la estudiante Tania Segura, y cuyo nombre es Sistemas Antifúngicos Bioinspirados, resulta muy útil para su implementación en instrumentos médicos, como los catéteres. Ello debido a que los especialistas de la UNAM lograron implementar un componente llamado ergosterol a ciertos materiales quirúrgicos, el cual retiene fármacos como la natamicina, histamicina o vancomicina que eliminan distintos tipos de hongos.

“El organismo humano cuenta con varios tipos de colonias de hongos en varias partes del cuerpo como los pies, la boca y en general en las cavidades, el más común es la especie cándida. Esos microorganismos, que generalmente no representan riesgo alguno, son peligrosos cuando el sistema inmune de las personas se encuentra débil, puesto que en esas condiciones se reproducen en una cantidad mucho mayor a la habitual. Eso ocurre comúnmente ante situaciones como cirugías o cuando es necesario introducir algún tipo de dispositivos o catéteres”, detalló la doctora Burillo Amezcua.

La doctora Burillo Amezcua, quien es fundadora del Laboratorio de Química y Radiaciones en Macromoléculas del ICN-UNAM, detalló que cuando el Sistema Antifúngico Bioinspirado se pone en contacto con la piel o con algún órgano contaminado con hongos, el ergosterol libera el agente antifúngico que ataca de inmediato a los microorganismos nocivos.

“Por ejemplo, la aplicación de un catéter podría poner en riesgo a un paciente si ese instrumento médico se contamina con hongos. Pero si la herramienta médica se constituye a partir del Sistema Antifúngico Bioinspirado, la histamina u otro agente antifúngico como la natamicina que está en tal dispositivo, destruye a los microorganismos”, aseguró la especialista. Agregó que aunque por el momento la funcionalización con ergosterol se ha realizado sobre películas de silicona, es posible implementarlo en otros materiales, como poliolefinas o policloruro de vinilo utilizado en catéteres urinarios.

Las pruebas de efectividad de ese sistema son desarrolladas en colaboración con la doctora Carmen Álvarez Lorenzano y el doctor Angel Concheiro, especialistas españoles de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Santiago de Compostela, España. De acuerdo con la doctora Burillo Amezcua, ambas instituciones comparten una patente, y el desarrollo se presentará en breve a empresarios del ramo farmacéutico.

Redacción

Para desarrollar investigación, análisis, modelación e invenciones que impacten, fortalezcan e impulsen el desarrollo económico del Estado de México, la Universidad Intercultural (UIEM), creó el Cuerpo Académico de Investigación y Análisis para la Competitividad en México, integrado por la Coordinación de Fomento Económico y Competitividad de la Secretaría de Desarrollo Económico, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM) y la UIEM.

Este grupo surge del interés de formar y conjuntar expertos en la materia para así poder brindar un mejor soporte en el desarrollo del proyecto aprobado por el Consejo Estatal de Ciencia y Tecnología, llamado Diseño, Desarrollo y Puesta en Marcha de un Sistema Geotecnológico para la Competitividad del Estado de México.

El trabajo se realizó a partir de cuatro ejes temáticos: Economía de la competitividad, Competitividad local y regional, Instrumentos cuantitativos para la medición de la competitividad, y Políticas y estrategias para el impulso de la competitividad.

José Francisco Monroy Gaytán, rector de la Universidad Intercultural, detalló que este grupo fungirá como enlace entre los diversos niveles, sectores, disciplinas y funciones académicas, gubernamentales, civiles y sociales en la gestión, promoción y evaluación de política pública, propiciando el óptimo aprovechamiento y desarrollo de los recursos.

Agradeció la presencia de los asistentes y especialistas, principalmente de las instituciones participantes, convocándolos para que los resultados sean a favor del desarrollo competitivo del Estado de México y del país.

(Foto: Especial Portal)

Redacción

La Delegación Estatal del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del la entidad (ISSSTE) y la UNAM, a través de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Iztacala, firmaron un convenio de colaboración que permitirá capacitar al personal en relación a la Administración de Hospitales, Clínicas y Unidades de Medicina Familiar con el objetivo de lograr mayor eficiencia en su desempeño y uso de recursos, así lo señaló el doctor José Edgar Naime Libién, Delegado del Instituto en la entidad.

El convenio firmado es parte del Programa Anual de Capacitación que lleva a cabo el ISSSTE y constituye una pieza fundamental de la estrategia para el mejoramiento de la calidad de vida de los derechohabientes, precisó el Delegado Estatal, y añadió que “permitirá revisar los procedimientos administrativos y a la vez dotar de mayores herramientas a los directores de las áreas médicas en diversos aspectos de su desarrollo cotidiano”.

El funcionario indicó que con este instrumento jurídico ambas instituciones promoverán acciones de apoyo el área médica-administrativa y llevarán a cabo actividades educativas para actualizar y capacitar al personal del ISSSTE, mediante diplomados, cursos, talleres, seminarios y conferencias, que permitan cumplir con la misión de cada organismo en beneficio de los servicios salud y la seguridad sociedad.

Derivado de esta vinculación interinstitucional en próximos, días la UNAM, impartirá el Diplomado en Administración de Hospitales tanto para personal del ISSSTE en el Valle de México como del Valle de Toluca.

(Foto: Agencia MVT)

Redacción

El agua como recurso esencial para la vida tiene que ser examinada desde la óptica de un consumo humano responsable. En México se obtiene de ríos, lagos, presas y pozos, sin embargo, muchas veces a estas fuentes llega un agua contaminada por los residuos generados por las actividades humanas, lo cual es muy preocupante, señaló la doctora Marisa Mazari Hiriart, investigadora del Instituto de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Uno de los temas principales que se investiga en el Laboratorio Nacional de Ciencias de la Sostenibilidad (LANCIS), que se encuentra en el citado Instituto, es el análisis de la composición del agua en México. Elementos químicos, bacterias, virus, parásitos, que están en el agua de riego para alimentos pueden afectar a la salud humana; por esta razón, la doctora Mazari asegura que es importante desarrollar más laboratorios en nuestro país que realicen este tipo de evaluaciones y llevar a cabo un monitoreo, para estar enterados como población, de la calidad del agua que estamos recibiendo para nuestro consumo.

“El término agua potable se refiere a un agua que es segura para el consumo humano. Todo depende de la fuente de la cual proviene, la manera en cómo es tratada, cómo se almacena y cómo es distribuida; entonces tenemos aquí una cadena en la cual no sólo es importante la fuente de abastecimiento, sino además cómo se maneja en los pasos posteriores” expresó la especialista.

(Foto: Agencia MVT)

Redacción

En su oficina del Instituto de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) el doctor Harry Brailovsky recibe frecuentemente cajas con pequeñas colecciones de chinches que le envían universidades y museos de todos los continentes para que les ayude a identificar la especie, es decir, determinar el nombre científico de cada ejemplar ahí contenido.

Con 45 años dedicados a la descripción, clasificación y estudio de la distribución de los heterópteros, como se les llama a las chinches en el ámbito científico, han convertido al investigador en una autoridad internacional y en una referencia obligada de este grupo de insectos de importancia agrícola y médica, pues existen algunas especies ampliamente conocidas por infestar árboles, otras por instalarse en nuestras camas para alimentarse de nuestra sangre por las noches y algunas más por transmitirnos la enfermedad de Chagas.

En su larga trayectoria académica, el también miembro de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC), ha dado cuenta de alrededor de 942 nuevas especies de chinches, procedentes de México y de otras partes del planeta. A pesar de sus importantes contribuciones en la ampliación de nuestro conocimiento en materia de biodiversidad, el destacado investigador señala que aún hay muchas especies por descubrir de los diferentes grupos de insectos.

“En el caso de mi grupo de especialidad, las chinches, a nivel global se conocen alrededor de 30 mil especies y en nuestro país unas cuatro mil 500 especies”. Aunque esta cifra no está tan dispar con el total, el problema es que cuando se desciende en la escala de clasificación (que va de grupos generales de organismos hasta llegar a la especie) cada vez se sabe menos. “De los coreidos, conocidos popularmente como chinches patas de hoja, mi campo de mayor especialidad, se conocerán quizá unas 800 especies”, agrega.

De hecho, los insectos son el grupo de animales más numeroso y diversificado. Según Arthur D. Chapman, científico australiano ampliamente citado en la literatura científica, estima que existen cerca de un millón de especies de insectos descritas y, dependiendo de la fuente,  entre dos y ocho millones de especies que potencialmente viven en el planeta.

Es por esta gran riqueza biológica aún desconocida, que Brailovsky lamenta que, particularmente en el país, haya pocos taxónomos enfocados en cada uno de esos grupos de insectos. Estos científicos especializados en colectar, preservar muestras, recabar información y analizar los datos para identificar correctamente las especies se necesitan para saber, de entrada, en dónde viven. “La distribución de las especies de insectos la damos nosotros, no los insectos, porque no hay forma de saberlo si nadie va al campo a colectarlos”.

En el caso de las mariposas, el grupo de insectos donde hay el mayor número de taxónomos, se conocen bien las mariposas diurnas, pero no pasa lo mismo con las mariposas nocturnas, un grupo donde todavía hay mucho por conocer. En el caso de los escarabajos, añade, se conocen bien los grupos más llamativos, pero el 99 ciento restante se desconoce.

Hacer sistemática, es decir, clasificar un grupo de organismos a partir de su historia evolutiva, es una labor compleja, admite Brailovsky. De ahí que, a partir de su experiencia y de lo que ha visto, el científico asegure que para que un taxónomo llegue a conocer y entender a profundidad cierto grupo de insectos, necesita invertir entre seis y siete años de trabajo de tiempo completo.

Luego que los insectos se colectan en el campo y se montan delicadamente en grandes repositorios, abunda el reconocido investigador, el siguiente paso depende de la habilidad para observar a través del microscopio y de la capacidad de describir detalladamente los ejemplares, esto con la ayuda de la literatura científica apropiada para ello. “Este trabajo no se trata de contar pelos, patas ni uñas, sino de ver y comparar diminutas estructuras morfológicas externas e internas de los organismos. Para mí esta labor ahora es  relativamente sencilla, pero para el joven que empieza resulta compleja y muy tardada”.

Si bien el proceso de clasificación de las especies es largo, el momento clímax de una investigación de meses o años y de mayor satisfacción para Brailovsky ocurre cuando elabora una clave taxonómica, una especie de manual que sirve para identificar a los grupos de organismos. “Una clave es la síntesis de todo ese conocimiento generado y recabado y una clave ilustrada, una buen dibujo o fotografía, refuerza ese conocimiento”.

En todo lo anterior radica la importancia de que las instituciones y universidades que hacen investigación de este tipo tengan paciencia, sobre todo con sus estudiantes, sostiene el especialista en entomología sistemática. “Cuando una institución permite que sus académicos incidan sobre el mismo problema a través de los años es cuando realmente se puede desarrollar una línea de investigación”.

Así es como el coordinador de la sección de biología de la AMC, partiendo prácticamente de cero, con unos cuantos ejemplares y una precaria biblioteca, ha contribuido a integrar un acervo de más de un millón y medio de chinches, que la convierte probablemente en la colección más importante del mundo de este tipo de insectos, afirma.

(Foto: www.byostasys.com)

Miguel García Conejo

En la sala Benito Juárez García del edificio de Rectoría de la Universidad Autónoma del Estado de México, la Fundación UAEMéx realizó la entrega de Apoyos complementarios de Movilidad Académica y becas dedicadas a lograr la titulación de los alumnos.

Ricardo Joya Cepeda, secretario de Extinción y Vinculación de la UAEM, informó que estos apoyos nacen de la premisa de no dejar que “nadie se quede sin ver el futuro por cuestiones económicas”, contribuyendo así al desarrollo profesional y humano de los universitarios.

Con ello de manera general 28 jóvenes recibieron apoyos económicos por 15 mil pesos, con lo cual 20 de ellos podrán cursar por un semestre estudios en diversas Universidades de países como España, Argentina, Chile, Japón, Rusia y Tailandia.

Los ocho restantes realizarán estudios a nivel nacional dentro de la Universidad de Guadalajara, la Universidad Autónoma de Baja California, la Autónoma de Yucatán, la Escuela Nacional de Pintura Escultura y Grabado de la UNAM, así como en el Instituto Tecnológico de Occidente y la Autónoma Nacional.

A la par  23 estudiantes más se beneficiaron con becas de titulación de hasta 4 mil 500 pesos. A lo largo de una década, la Fundación UAEMéx ha logrado respaldar a más de 46 mil universitarios con ayuda de varios benefactores.

Los apoyos de titulación de otorgaron a los mejores promedios obtenidos en las modalidades de tesis, tesina, aprovechamiento académico y examen general de egresos.

Actualmente, de acuerdo con University Rankings Latin America 2014, la UAEM es la mejor universidad pública estatal.

(Foto: UAEM)

Redacción

Para discutir la situación actual y futura del Cambio Climático en México, expertos en la materia realizaron recientemente en el Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (CIBNOR) una mesa de análisis, en la que expusieron los retos que enfrentan el gobierno, la industria y la academia a partir de los Resultados del Panel Intergubernamental (IPCC, por sus siglas en inglés).

Allí, la doctora Blanca Emma Mendoza Ortega, investigadora del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), indicó que en México podría aumentar a dos grados centígrados la temperatura para 2050 y, en consecuencia, el planeta quedaría completamente libre de hielo.

A esta conclusión llegaron, dijo, después de realizar tres modelos de predicción a futuro con emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) reducidas, moderadas y extremas. Los estudios realizados por expertos del IPCC están basados en cuantificaciones y revelaron que eso ocurrirá dentro del primer escenario, considerado el más optimista para nuestro país.

“El mar es el gran reservorio y modulador de temperatura del planeta y ya se ha comprobado que hay un aumento en los primeros 700 metros de la superficie y, de continuar, los daños en todo el ecosistema serán mayores debido a la alteración de las corrientes marinas”, reiteró la especialista.

Resaltó que México tiene mayor vulnerabilidad al estar situado entre dos sistemas oceánicos, y el incremento de energía formará más huracanes intensos, aunado a la inundación de zonas costeras, en donde ya son más frecuentes.

Alertó que en México, además de los daños irreversibles en las zonas costeras,  los incendios forestales y el estrés hídrico, la industria turística ya está sufriendo los impactos del cambio climático y se prevé que algunas playas puedan inundarse en unos 20 o 30 años por la elevación del nivel del mar.

(Foto: Especial Portal)

Agencias

Para ofrecer atención psicológica a personas con depresión leve o moderada, trastornos de ansiedad, duelo y violencia doméstica, Georgina Cárdenas López, profesora de la Facultad de Psicología (FP) de la UNAM, ha recurrido a la computadora y a Internet, dos dispositivos tecnológicos cada vez más accesibles a la población.

“En vez de ir a terapia lejos de la casa, la escuela o el trabajo, e invertir tiempo y dinero en el traslado, hemos innovado con un servicio de ciberterapia a distancia, en la que el terapeuta y el paciente acuerdan una cita en línea, en donde se ofrece, previo pago, atención profesional directa y confidencial”, destacó la fundadora y responsable del Laboratorio de Enseñanza Virtual y Ciberpsicología de la FP.

El servicio también es útil para quienes viven en el campo o en regiones del país donde no abunda el servicio psicológico profesional.

“Desde 2005 brindamos atención psicológica a distancia y gradualmente hemos ampliado el servicio. Por ejemplo, tenemos uno especializado en la prevención de adicciones y otro para atender a víctimas de secuestro o robo con violencia”, precisó la doctora en psicología de la salud, con 40 años de docencia en la UNAM.

A falta de la tradicional cita presencial entre psicólogo y paciente, la ciberterapia ofrece una videoconferencia, en donde ambos pueden verse en la pantalla de la computadora y completar su conversación con textos o audio.  “En este tipo de terapia existen diferentes formas de comunicación, es novedosa y de adaptación rápida; aquí se toman en cuenta los gestos y la conducta corporal del paciente”, precisó.

“Mucha gente pide la videoconferencia, que es lo más cercano a la cita presencial, y pronto utilizaremos un sistema de reconocimiento facial de emociones, que hemos desarrollado con un estudiante de doctorado”, detalló.

Con este método, la psicóloga ha atendido a migrantes mexicanos en Estados Unidos, ubicados en Yuma, Arizona. “Algunos no saben leer ni escribir, pero tuvieron la asistencia de facilitadores del grupo Campesinos sin Fronteras, quienes les encendieron la computadora para que pudieran conversar por videoconferencia con los terapeutas. Fue una experiencia buena, con resultados efectivos que darán sustento empírico a los protocolos de tratamiento del siglo XXI”, finalizó.

Lee la Nota completa en sumedico.com

(Foto: psicologoarmandoarafat.com)

Redacción

Con la capacidad de observar con exactitud nanométrica y realizar modificaciones a cadenas de ADN, los microscopios de fuerza atómica y con focal del Centro de Investigación en Química Sustentable (CIQS) de la Universidad Autónoma del Estado de México permiten ubicar a ésta como la única institución del país que reúne en un sólo espacio este equipamiento tecnológico de punta.

El coordinador del Centro –donde la UAEM y la UNAM desarrollan trabajo de investigación conjunto-, Víctor Varela Guerrero, destacó que los microscopios, de reciente adquisición y con un valor superior a los cuatro millones de pesos cada uno, posibilitará a este espacio universitario realizar investigaciones de gran impacto social en áreas como la Química, la Medicina y la Odontología. Refirió que el microscopio de fuerza atómica tiene la cualidad de proporcionar imágenes de gran fidelidad y en tercera dimensión, mediante una potencia de láser de 20 mil kilovolts, equivalentes a 20 por ciento de la energía total que emplea el CIQS en sus instalaciones.

A diferencia de microscopios como el de barrido electrónico y transmisión electrónica, que también tiene el CIQS, el de fuerza atómica, explicó, tiene la particularidad de funcionar de forma invertida, es decir, dispersa el haz de luz de arriba hacia abajo, lo que permite atravesar la muestra sin modificarla, ofreciendo características que ningún otro aparato de microscopía brinda, como propiedades de elasticidad y resistencia de moléculas. Por otro lado, detalló, el microscopio con focal asegura la capacidad para intervenir en células; en este sentido, dijo, es posible identificar las cadenas de ADN, desdoblarlas y modificarlas a través del láser, para luego observar si existen cambios en las interconexiones cerebrales.

 Los dos aparatos tienen la capacidad de ofrecer las imágenes en al menos 10 minutos, de acuerdo al tamaño y característica de la muestra, puesto que un ejemplar con propiedades rugosas o uniformes puede demandar 10 procesos de una hora cada una, concluyó Varela Guerrero.

(Foto: UAEM)